Expresa tu AMOR…

Publicado por en Sep 11, 2017 en General | 0 comentarios

Muchos adultos hemos crecido entre la mamá expresiva que te daba todo el cariño y el papá que no sabía expresar sus sentimientos (o viceversa). Si tú has tenido un papá y una mamá que te han expresado su cariño en la misma medida, Felicidades!! Porque esto no es lo habitual!!

Por ello, yo que soy de los primeros papás expuestos, aprendí a expresar poco mi cariño… lo reconozco, porque escogí a mi padre para aprender… hasta el punto, que hace bien poco, yo no era de abrazos… (por ejemplo). Pero para eso…. está la escuela de la vida, para aprender, y yo… quiero sacar matricula de honor en esta asignatura, así que, en ello estoy!!!

No pasa ni un solo día, en el que le recuerdo a mi hijo, que lo quiero. Haga lo que haga, yo, lo quiero, y así se lo hago saber. Por favor, evita que el niño relacione su comportamiento (bueno o malo) con el grado de amor que le puedes expresar. Olvida esa expresión de… “Si te portas mal, no te voy a querer!!”. Expresa tu enojo o desaprobación por ese determinado comportamiento, y no por la persona que es tu hijo.

Y no solo se lo expreso verbalmente, también me encargo de mostrárselo con el poder del contacto físico. Los abrazos son tan sanadores… Cuando estamos tristes, enfermos, frustrados o cansados… el contacto físico restablece nuestro equilibrio. Y cuando estás sano, alegre, pleno… el contacto físico potencia esa sensación.

Otra herramienta que práctico es el refuerzo. No te centres solo lo que hace diferente a lo que tú esperabas, y se lo eches en cara… acuérdate también de decirle lo bien que hace ciertas cosas!! Recuerda, refuerza su comportamiento, no su persona. Esto ayudará a aumentar su autoestima. Si te centras en la personas, puedes, sin querer, machacarle la autoestima. Evita expresiones como:

Eres un desastre!!

Siempre eres igual!!

Eres tonto o qué???!!!

etc…

Y por último, en mi trabajo personal de aprendiz de la gestión emocional, siempre pienso que mi hijo no hace las cosas por fastidiar, o por llevarnos la contra, o por salirse con la suya… no!!… no!!!… siempre, y digo, siempre, hay una intención positiva a la hora de realizar una conducta… aprende a saber cuál es esa intención y encontrarás el secreto para una fantástica gestión emocional entre padres e hijos… o de lo contrario, te pondrás a su altura, y reaccionarás como él.

Esta intención positiva puede ser una petición de ayuda, una súplica de amor y aceptación, sentirse seguro, sentirse valioso, llenar un vacío o una búsqueda de felicidad… Habla con él, analiza la situación e intenta darle lo que necesita, pero claro, si tú estás como él, con alguna de las necesidades expuestas, cómo le vas a ayudar??

Acude a un profesional, como un Coach Familiar, o adquiere un libro, como ¿EDUCAR O ENSEÑAR? Manual de Coaching Familiar y Educativo, y podrás empezar a realizar las cosas de manera distinta!!

In love, C’est tout!!
María José Padilla

Mi hijo y mi padre… 😉

Compartir

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*