WHAT IF…

Publicado por en Mar 18, 2013 en General |

No me canso de decirle a mis clientes, que cuando se pongan su metas, lo hagan a lo grande. En ocasiones, su gesto les cambian, creen que no es adecuado. El plan es el siguiente, pongo mi meta lo más alta posible, la guardo en mi corazón y a continuación, empiezo a pensar en objetivos más pequeños, que iré llevando a cabo con distintas acciones que me acercarán a ese gran objetivo, y es así, cómo su gesto, vuelve a cambiar.

¿Te ha cambiado a ti también el gesto?

Por qué recomiendo estas expectativas tan altas? porque si hiciéramos lo contrario, metas pequeñas o fáciles de conseguir, podemos caer en conductas poco ambiciosas o poco motivadoras, tanto que, con el paso del tiempo, podemos caer en la frustración. Y ahí es cuando podemos caer en la pregunta de:

¿QUÉ HUBIERA PASADO SI…? 

Si la meta hubiera sido más ambiciosa, o el objetivo más potente.

Que hubiera pasado si hubiera puesto más ilusión, entusiasmo o pasión por lo que hacía…

Debemos aceptar futuros posibles fracasos antes que pensar que nos hemos quedado con algo pendiente de hacer.

Incluso cuanto más apasionados seamos en lo que nos proponemos, más posible puede ser un fracaso y con más ánimo debemos hacerle frente, porque con las derrotas, sabremos que más satisfechos estamos por haberlo intentado.

tienesloqnecesitas?

 

¿Tienes lo que necesitas?

Compartir

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *