SIN SUPERPODERES, TAMBIÉN SE PUEDE…

Publicado por en Jun 30, 2012 en General |

NO, no se necesitan superpoderes, ni ser extraterrestres para llegar a conseguir el éxito.

Tres son las claves para conseguirlo:

– Esfuerzo o trabajo constante

– Determinación

– Autodisciplina

Esta es la fórmula mágica. Sencilla, ¿verdad?

Respecto al esfuerzo, creo que hay poco que decir, lo tenemos todos claro.

Determinación: es esa llamada que surge del corazón y no de la razón. Es lo que realmente queremos hacer, es ese atrevimiento a darnos la oportunidad de vivir y hacer lo que realmente deseamos. Si esta determinación naciera de la mente racional, encontraríamos sombras en la decisión o nos surgirían dudas para llevarla a cabo. Por lo tanto, cuando algo nace del corazón, no hay excusas para no hacerlo o defenderlo.

Autodisciplina: es la acción de llevar algo a cabo por ti mismo, independiente de tu estado emocional. Este puede ser el concepto para aclarar más detenidamente.

La autodisciplina se basa en cinco pilares. Tres de ellos, acabamos de nombrarlos, esfuerzo, constancia y fuerza de voluntad (como determinación). ¡¡Curioso!! que en la propia definición ya estén ¿Verdad?

Pero habrá un cuarto y quinto pilar que no podemos olvidar y por el que realmente, debemos empezar: ACEPTACIÓN Y MOTIVACIÓN

Aceptación: es el convencimiento total de emprender un nuevo hábito, una nueva meta o un objetivo. Para ello, revisaremos todas las creencias que rodean a ese estado y todo los costes y beneficios que obtendremos con esta decisión.

Motivación = motivos + acción, así que, sin buenos motivos, sin un buen objetivo o meta, no pasaremos a la acción. Chequea continuamente estos pilares y la autodisciplina, empezará a formar parte de tu vida, y por consiguiente, el éxito formará parte de ti. Se trata solo de un compromiso con tu SUPERACIÓN PERSONAL.

Prepara tu mente al esfuerzo y a la satisfacción y tus sueños se harán realidad. Recuerda! la AUTO-disciplina, solo depende de ti…

¡NO TE RINDAS NUNCA! 

 

Compartir

  1. Hace poco leí una frase magistral: “Olvídate de la autoestima y concéntrate en la autodisciplina”. Cuando la leí me estremecí al entender que, por mucho que seamos conscientes de que somos los primeros que nos tenemos que querer mucho, es muy difícil hacerlo cuando nos estamos fallando continuamente al no pasar a la acción cuando más lo necesitamos. En cambio, si empezamos por la autodisciplina y dejamos de fallarnos enfrentando el plan de acción que mejor nos vista, la autoestima crecerá “sola”. ¿Por qué sucede esto? Tiene que ver con estar recibiendo riego y abono a través de un gran vaso comunicante que la une a la autodisciplina. Y entre ellas, cuando crecen juntas, se retroalimentan.

    Un beso, Mjo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *